Módulo 4

ECOGENICIDAD Y HOMOGENEIDAD DE LA ECOESTRUCTURA PARENQUIMATOSA. MÁRGENES GLANDULARES. VASCULARIZACIÓN DEL PARÉNQUIMA


  1. Ecogenicidad parenquimatosa
  2. Homogeneidad de la ecoestructura parenquimatosa
  3. Márgenes glandulares
  4. Vascularización del parénquima



Tiroiditis de Hashimoto

Clic para ampliar   Clic para ampliar   Clic para ampliar

 

Existe asociación entre la disminución de la ecogenicidad tiroidea y la presencia de TSH elevada, incluso aunque T4L y T3 se encuentren dentro de los límites normales.

Existe asociación significativa entre el hipotiroidismo y la disminución de ecogenicidad, mientras que entre ésta y el hipertiroidismo no llega a tener significación estadística.

Existe una mayor pérdida de ecogenicidad en los casos con niveles de TSH muy elevada respecto a aquellos en los que dicha hormona presenta elevación moderada, situación que se relaciona con el mayor riesgo de desarrollo de patología tiroidea con clínica en aquellos casos de hipotiroidismo subclínico. Por ello, la presencia de hipoecogenicidad tiroidea puede considerarse un marcador temprano de hipotiroidismo.

 

Tiroides iso/hipoecoico respecto a los múculos pretiroideos


Hipercogenicidad


Tiroides isoecoico respecto a los múculos pretiroideos

 

Tiroides hiperecoico respecto a los músculos pretiroideos



Su ecoestructura es homogénea, con un fino patrón “granular”, que en ocasiones se ve interrumpida por imágenes alargadas, anecoicas y ramificadas que aplicando Doppler presentan flujo interior, bien sea con patrón arterial o venoso.

La homogeneidad de la glándula es muy difícil de evaluar mediante criterios que sean cuantificables y, por lo tanto, son difícilmente reproducibles por diferentes observadores o por el mismo observador en distintos momentos.

Este signo ecográfico es muy “manipulador dependiente”, es decir, muy sensible a las variables dependientes del explorador, resumidas fundamentalmente en dos:

  • el conocimiento a partir del estudio
  • el conocimiento a partir de la experiencia

En algunas patologías que implican pérdida de ecogenicidad del tejido propiamente glandular, se pueden
observar con claridad septos que partiendo de la cápsula dividen al tiroides en lóbulos.

Homogeneidad parenquimatosa

Clic para ampliar

Tiroides sano


Inhomogeneidad parenquimatosa

Atrofia, hipoecogenicidad e
inhomogeneicidad

Homogeneidad y ecogenicidad conservadas

Homogeneidad y ecogenicidad conservadas

Inhomogeneidad parenquimatosa


Dichos límites deben ser visibles en todo el contorno, conservando su ecoestructura y ecogenicidad, es decir, “no borrados o difuminados” y, evidentemente, sin solución de continuidad.

Cápsula conservada

Cápsula destruida


Aunque el contorno glandular suele ser liso, en varias patología adopta un aspecto lobulado, también en estos casos debe mantener la integridad de la cápsula tiroidea.

 

Márgenes / contornos lobulados


Solución de continuidad capsular


Cápsula tiroidea conservada

Límites tiroideos mal definidos

 

La vascularización intratiroidea se valora cuantificando, de forma aproximada, el número de vasos por centímetro cuadrado medidos en un corte longitudinal ya que, aunque esta técnica se ve dificultada y sesgada por la atenuación del ultrasonido al atravesar los tejidos, sigue siendo un buen parámetro para diferenciar los casos de Graves hipertiroideos de los eutiroideos dada la gran diferencia que presenta en ambas situaciones clínicas.

Habitualmente se definen los patrones de flujo parenquimatoso tiroideo según criterios subjetivos:

  • Tipo 0: Flujo limitado las arterias tiroideas periféricas y sin flujo en el parénquima.
  • Tipo 1: Leve incremento del flujo parenquimatoso con distribución parcheada desigual.
  • Tipo 2: Obvio incremento del flujo con distribución parcheada.
  • Tipo 3: Incremento del flujo muy destacado, de distribución homogénea, conocido como “tiroides infierno”.


Tiroides “infierno”

Tiroiditis aguda en fase avanzanda